domingo, 8 de febrero de 2015

2 de Agosto de 2014


Este blog va dedicado a mi Tía Celia,
por lo que nos ha querido,
por lo que la queremos,
por todos los momentos que hemos disfrutado
de estar juntas.


Sentados en nuestro restaurante favorito de Somone, Chez Aly, dispuestos a nuestra última comida de este viaje, intentamos asimilar parte de lo mucho que hemos vivido en Testayé. Nos vienen muchos recuerdos. Volver por tercera vez nos hace descubrir aspectos de la sociedad sonninké que no conocíamos, con los que nos surgen nuevas preguntas y sensibilidades.
El camino de vuelta ha sido duro. Las carreteras senegalesas y sus baches no son fáciles de olvidar. Pero la playa nos ha reconfortado.



Junto con la comida y ya conectados al mundo, nos llegan mensajes complicados desde las montañas. Pero nos asusta mucho más el silencio, las palabras que no se escriben y que intuimos. Ponemos nombre al miedo que nos sobrecoge, al miedo a la enfermedad y a la muerte, y sobre todo, a la ausencia definitiva de alguien a quien queremos mucho.
Al día siguiente emprenderemos viaje. Será largo y cansado. La vuelta a Zaragoza vendrá cargada de muchas tristezas. Agosto, también con sus alegrías, buenos momentos y alivios, no dejará que el propósito de empezar pronto el blog se cumpla, ni que yo pueda interiorizar las experiencias.  Tan solo mi voz quebrada cada vez que recordaba con nostalgia a la familia de África.
No es hasta hoy, 8 de febrero, en que el teléfono me vuelve a unir a la hermosa casa de Mam,Sei, de Fatou, en Somone, en que puedo empezar a escribir.


Blogs amigos:
amigostestayezaragoza.blogspot.com.es
http://deviajeatestaye2010.blogspot.com.es/




No hay comentarios:

Publicar un comentario